fbpx

Las consecuencias del exceso de regalos en Navidad

¿A quién, cuando era niñ@, no le gustaba encontrarse el árbol lleno de regalos? ¿A quién no le gusta ver la cara de felicidad de su hij@ al verse un montón de regalos todos para él/ella? Y ¿Cuántos sois conscientes de que empiezan a abrir y a abrir regalos casi sin fijarse en lo que es? ¿Cuántas veces habéis dicho aquello de: “Si le guardo casi todos los regalos y se los vuelvo a sacar el año que viene, ni se entera porque no sabe ni lo que tiene?

Son cada vez más los estudios que demuestran que, lejos de beneficiar a los niñ@s, el exceso de regalos les perjudica en varios sentidos.

¿Para qué lo hacemos?

A pesar de que sabemos que tienen muchos juguetes, que no necesitan tanto para crecer, ni mucho menos para ser felices. A pesar de esto y mucho más, seguimos haciéndolo.

La pregunta aquí sería ¿para qué? ¿qué es aquello que consigo hiperregalando a mis hij@s, niet@s o sobrin@s, …? ¿cuál es mi intención positiva detrás de todo esto?

En muchas ocasiones, y de manera inconsciente, lo que hacemos a través de los regalos es tratar de compensar la falta de tiempo que pasamos con nuestros hij@s.

El verles felices nos hace sentir que lo estamos haciendo bien y que no es tan grave que tengan tantos regalos, pero….¿realmente no es tan grave?

¿Cuáles son las consecuencias?

Que sean graves o no, lo deberá valorar cada familia. A continuación te enumero algunas de las consecuencias que tiene el exceso de regalos en niñ@s y adolescentes:

– No valoran lo que tienen ni lo que se les regala, haciendo que se vuelvan inmaduros y exigentes. Es decir, nunca van a tener suficiente y siempre van a querer más, entrando en una competición con otros familiares y amig@s con el objetivo de saber quién ha recibido más regalos. Restándole valor al esfuerzo, la austeridad o la generosidad.

– Les genera ansiedad porque reciben sobrestimulación y no saben cómo gestionarla.

– Llegan a ser incapaces de disfrutar de los regalos. Tienen tantos que ni siquiera saben cuál elegir.

– Anula la creatividad con la que todo ser humano nace. No tienen tiempo real de aburrirse entre tanto para elegir y eso hace que no necesiten ser creativos para entretenerse.

– Realmente, no llegan a ser felices.

– Los introducimos en el mundo del consumismo haciéndoles creer que necesitan cosas materiales para ser felices y, con ello, empezamos a anular su capacidad para valorar regalos más emocionales o personales. Y les generamos una insatisfacción permanente porque, una vez se aburran de lo que ya tienen, querrán más para poder llenar el vacío que les queda.

¿Qué podemos hacer entonces?

Son varias las opciones que se nos presentan. A nivel particular, la que más me gusta es la regla de los cuatro regalos.

Consiste en hacerles regalos que sean realmente útiles para ell@s y que les aporte algún valor para su desarrollo. Es decir:

            – Algo relacionado con la lectura.

            – 1 juguete de los que ell@s hayan elegido.

            – Una prenda de ropa o accesorio que necesiten.

            – Algún juguete o juego que les ayude en su desarrollo intelectual, emocional, psicomotriz, etc.

Por ejemplo, en el caso de que no necesiten en este momento nada de ropa o accesorios, se puede dejar en 3 regalos. No tienen porqué ser necesariamente 4.

Y me diréis, “¡¡ya, a mi hij@ le regalas ropa y ni la mira!!” Bueno, pues aquí tenemos una oportunidad genial para hacerles ver que si hay algo que utilizan todos y cada uno de los días es, precisamente, ropa.

Y que sin ella, tendrían que ir desnud@s por la vida.

Si además vuestros hij@s escriben carta, es recomendable que la rellenen eligiendo solamente 3 de cada uno de los apartados. Es decir, que pongan 3 juguetes que ellos quieran, 3 prendas de ropa o accesorios, 3 juguetes de desarrollo y 3 libros.

De esta forma, acotamos y controlamos la necesidad que se les genera durante estas fechas.

Es de esta lista de la que se sacan los regalos, siempre que sea posible (mi hijo una vez nos pidió un avión y un camión de la basura reales 😀 ).

Existen más opciones o variantes como, por ejemplo: que uno de los regalos no sea tangible (un día de safari, en la playa, esquiando, de senderismo, …), o regalar algo realizado a mano los padres/madres/…

A nivel particular, lo que hacemos en casa es elegir los 4 regalos y los dividimos entre Papá Noel y los Reyes ya que, además de nosotros, también quieren regalarles el resto de familiares.

Es más, si sabemos que por parte de la familia va a recibir más de dos regalos, guardamos los nuestros y entonces los dividimos entre Reyes y su cumpleaños.

Existe otra opción que eligen muchas familias y es la siguiente:

                – Cuando se aproximan las fechas navideñas (incluso en cualquier otra época del año), junto con los hij@s, hacen “limpieza” de juguetes. Es decir, el niño o la niña va eligiendo los juguetes con los que ya no quiere jugar para donarlos a alguna asociación o mercadillo. Y siempre tiene que donar algún regalo para poder recibir otro.

 

Esta es una forma de que tomen conciencia de la importancia de valorar lo que tienen y de que empaticen con quienes no tienen. Es una manera de enseñarles cuál es la realidad del mundo que nos rodea.

No debemos olvidar que el mejor regalo que les podemos hacer a nuestr@s hij@s es pasar tiempo con ellos, tiempo activo, tiempo al aire libre, tiempo de presencia 100% sin distracciones.

Ahora te toca a ti decidir y elegir qué hacer en casa y con qué valores quieres que crezcan tus hij@s.

 

Si tienes alguna duda, pregunta o quieres añadir algo, te invito a que me dejes un comentario abajo 😉

GUÍA GRATUITA

¿No sabes qué hacer cuando tu hijo tiene una rabieta en público?

Recibe gratis la guía completa para saber como gestionar tus propias emociones.

De acuerdo con la normativa europea vigente de Protección de Datos de Carácter Personal, te recuerdo que los datos que me facilites se incorporarán a un fichero, cuyo responsable soy yo, Miriam Antón, y que la newsletter la envío a través de un gestor de email estadounidense, MailChimp, con servidores en Estados Unidos (aquí puedes ver su política de privacidad). Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos escribiéndome a contacto@miriamanton.es.